Museo Thyssen-Bornemisza

“It isn’t the subject that counts but what you feel about it”

Del 12 de junio al 16 de septiembre de 2012
La exposición Hopper será fruto de un proyecto de colaboración del Museo Thyssen-Bornemisza y la Réunion des Musées Nationaux de France; dos instituciones particularmente representativas pues, por un lado, París y las obras del comienzo del siglo XX son referencias fundamentales para Edward Hopper en sus primeros años y, por otro, el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid alberga la colección más importante de su obra fuera de los Estados Unidos.

A pesar de su gran popularidad y aparente facilidad, las obras de Hopper son uno de los fenómenos más complejos del arte del siglo XX, así lo consideran los dos comisarios de la muestra, Tomàs Llorens (Director honorario del Museo Thyssen-Bornemisza) y Difier Ottinger (Director adjunto del MNAM/Centre Pompidou). Para mostrarlo, la exposición estará organizada en dos partes: una primera mitad que recorrerá la formación del artista, aproximadamente de 1900 a 1924 y representada por un gran cantidad de bocetos, pinturas, dibujos, ilustraciones, grabados y acuarelas que dialogan puntualmente con obras de artistas como Winslow Homer, Robert Henri, John Sloan, Edgar Degas o Walter Sickert; y una segunda parte, a partir de 1925, que presentará su producción madura y que buscará ilustrar su carrera de la forma más completa y amplia posible. Para ello, esta sección combinará grupos temáticos -los motivos y temas más recurrentes en su trabajo- con una narrativa organizada cronológicamente.

Habitación en Nueva York, 1932

Sheldon Museum of Art, Universidad de Nebraska, Lincoln (Nebraska) F.M. Hall Collection
Edward Hopper painting, room in new york

Un hombre sentado en una gran butaca roja junto a una mesa redonda lee un periódico mientras, frente a él, una mujer joven, vestida también de rojo y sentada en un taburete, se vuelve para pulsar, aburrida, una tecla de piano. Es de noche y la habitación está intensamente iluminada por una lámpara de techo. Vemos la escena desde la calle a través de una ventana abierta. Muchos años después, en 1950, el pintor Charles Burchfield recordaba la tensión narrativa del cuadro: “Ese elemento de silencio que parece impregnar todos y cada uno de sus cuadros importantes [los de Hopper]… puede llegar a ser casi asesino -como en Habitación en Nueva York-”.

Hopper

from 06/12/2011 to 09/16/2012
Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid
source Museum Thyssen-Bornemisza de Madrid